viernes, 20 de enero de 2012

Sherlock tiene blackberry

Últimamente estamos un poco detectivescos por aquí. Y es que no solo hablamos de Sherlock Holmes: Juego de Sombras, sino que por fin tenemos en España uno de los estrenos británicos que te dejan con la boca abierta. Para los que no os situéis aun, estoy hablando de la serie de la BBC, Sherlock, que sitúa al peculiar detective en nuestros tiempos, rodeado de ordenadores, laboratorios, y como siempre, apoyando la labor de la (torpe) policía londinense. Aunque vi la serie hace tiempo, con su estreno en abierto de la mano de Antena3, surge una oportunidad estupenda para comentarla por aquí, y animaros así a los que tengáis aun dudas de si darle una oportunidad. Por ahora la audiencia y los productores ya se la han dado, y le han otorgado la tercera temporada. ¡Vamos allá!

¿Qué podemos encontrar en este Sherlock que nos atraiga y lo diferencie del resto? Un punto a su favor es la novedad del espacio tiempo, puesto que nos alejamos del siglo XX para meternos de lleno en la época actual, modernizada, globalizada y saturada. En los días de hoy, cuando todo es tan caótico, nada ocurre por casualidad. Y ahí es cuando entra en acción este Holmes, y su inconfundible compañero Watson (que próximamente veremos en El Hobbit haciendo de Bilbo, también acompañado de sherlock pero en otros papeles): solitario, algo cabroncete, con una capacidad deductiva impresionante, violinista, fumador, inquieto, paranoico, y 3excentrico. ¿Hasta aquí ya lo sabíamos, no? Pues ahora hacer un esfuerzo de imanación y ponerle un móvil en el bolsillo, una visita a la morgue, una piscina privada, y una cena en un bar de copas. Parece que empieza a gustaros la idea. Añadirle la compañia de Watson, su casera, Mrs. Hudson y su hermano mayor (encargado de mover los hilos en el gobierno británico).

Que más, aparte del personaje (del que ya sabemos bastante) nos puede atraer de esta serie de firma inglesa. Para empezar no es una serie normal, sino una miniserie, de 3 capítulos cada temporada, y cada uno de una duración de una hora y media aproximada. Esto es una gozada porque no da tiempo a cansarte con capítulos de relleno (esos en los que no evoluciona la trama principal), y su objetivo de máximizar la tensión de cada episodio se logra, convirtiéndose en historias con una acción continua y una intriga que solo se resuelve al final del caso (como no podría ser de otra forma en el universo Holmes). Intriga, acción, personajes con carácter, y casos sorprendentes. 

Lo mejor: intentar deducir tú qué va a ocurrir al final del episodio, y ver si tienes razón o no.

¿Te lo vas a perder? Los jueves en Antena3, en Internet ya los tienes en español y versión original (cuidado que es británico y con la velocidad a la que habla es todo un reto enterarte de los detalles, imprescindibles en esta serie).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada